• Home
  • Nuevo proyecto de mecanización y agricultura de conservación para la intensificación sustentable

Nuevo proyecto de mecanización y agricultura de conservación para la intensificación sustentable

April 8, 2013

DSC09052Si alguien pregunta “¿Cuál es el factor que más limita la producción de cereales en el África subsahariana?”, muchos agrónomos contestarían que el agua, el nitrógeno o el fósforo. Pero, ¿en qué lugar de esta lista quedaría la mecanización? Para despejar estas dudas, del 25 al 30 de marzo de 2013, un grupo multidisciplinario formado por 40 agrónomos, ingenieros agrícolas, economistas, antropólogos, y representantes del sector privado de Kenia, Tanzania, Australia, India y otros países, se reunieron en Arusha, Tanzania, para hacer el lanzamiento oficial del proyecto Mecanización y agricultura de conservación para la intensificación sustentable, que se realizará con financiamiento del Centro Australiano de Investigación Agrícola Internacional (AIFSC) y será coordinado por Centro Australiano de Investigación Agrícola Internacional (ACIAR).

La reunión se enfocó principalmente en la planeación de las actividades que se realizarán en Kenia y Tanzania, aunque a la larga el proyecto buscará oportunidades de acelerar la entrega y adopción por parte de los agricultores de dos tractores de dos ruedas (two twowheel tractors, 2TW) especialmente diseñados para la agricultura de conservación (AC) y otras tecnologías en las que éstos puedan ser de utilidad (transporte, desgrane y trilla) en Etiopía, Kenia, Tanzania y Zimbabwe. Este proyecto será implementado en los próximos cuatro años por el CIMMYT y sus colaboradores.

¿Por qué estos asuntos son importantes? En muchos países, el número de tractores ha ido en descenso en las décadas pasadas (como resultado de planes de ajuste estructural, por ejemplo), al igual que el número de animales de tiro en muchas regiones del continente africano (a causa de la escasez de biomasa, sequías, enfermedades). En consecuencia, la agricultura en África depende cada vez más del uso de la fuerza física humana. Este problema se agrava por la escasez de mano de obra causada por el envejecimiento de la población, la migración y el VIH/sida. Incluso en zonas donde la población rural está creciendo más rápido que la superficie de tierra bajo cultivo, puede que haya escasez de mano de obra durante las operaciones de campo críticas debido a la competencia con sectores donde la compensación económica es mayor, como la construcción y la minería. Una de las consecuencias de aplicar poca mecanización en el campo es la pesada y tediosa carga de trabajo, que, de manera desproporcionada, recae en las mujeres, ya que son ellas quienes tienen un papel preponderante durante el desyerbe, el trillado y el desgrane, al igual que en la transportación del grano, lo cual hacen en cestos que colocan en su cabeza, y que hace que la agricultura no sea atractiva para los jóvenes.

A menos que se solucione el problema de las inadecuadas y decrecientes fuentes de energía en las fincas, es poco probable que se dé la intensificación sustentable en África subsahariana. La oferta se podría aumentar mediante una mecanización apropiada e igualitaria, en tanto que la demanda se podría reducir utilizando tecnologías que usan poca energía como la AC. Es posible aprovechar las sinergias entre estos dos medios: por ejemplo, la eliminación de la inversión del suelo en los sistemas de AC reduce los requerimientos de energía típicamente a la mitad, con lo cual el uso de tractores que requieren menos energía como los 2WT se vuelve una opción viable. Los 2WT ya se utilizan en el este y el sur de África, pero son muy pocos y, en la mayoría de los países, rara vez se usan con la AC.

Recientemente se han fabricado varias sembradoras de AC que han sido adaptadas a los 2WT y que ya se venden en el mercado. Éstas son fabricadas tanto fuera (por ejemplo, en China y Brasil) como dentro de la región (por ejemplo, en Kenia y Tanzania).

La primera serie de actividades del proyecto tiene como propósito identificar la posible demanda de los agricultores definiendo las principales fuentes de la demanda de energía no cubierta y de trabajo pesado. Esto ayudará en la elección de tecnologías –desde las tecnologías basadas en 2WT que hay para la AC (siembra, labranza en franjas, formación de surcos, etc.) y operaciones que no corresponden a la AC (transporte, trilla, desgrane)– para evaluarlas en estaciones y en parcelas particulares, con la participación de agricultores y otros grupos interesados que tienen que ver con la transferencia de tecnologías. La segunda serie de actividades estará dirigida a identificar y ensayar modelos de negocios no subsidiados y específicos a cada sitio –utilizando proveedores de servicios del sector privado para dar apoyo a los sistemas mercantiles– que permitan hacer la distribución eficiente y equitativa de las tecnologías de 2WT más prometedoras a un mayor número de pequeños agricultores; y tecnologías que puedan adquirir las familias campesinas de bajos recursos y las familias donde las mujeres son jefes de familia.

En el proyecto se examinarán también las restricciones institucionales y administrativas, y los factores que podrían afectar la adopción de las tecnologías a base de 2WT en los cuatro países. Por último, promoverá estas tecnologías en la subregión y compartirá conocimientos y datos con otras regiones, gracias al establecimiento de una plataforma de conocimientos permanente que es albergada por la red Africana de Labranza de Conservación.

DSC08963