MasAgro, un proyecto de México para el mundo

February 7, 2012

En su discurso, durante el lanzamiento de los Programas MAÍZ y TRIGO del CGIAR, el Lic. Mariano Ruiz-Funes Macedo, Subsecretario de Agricultura (SAGARPA) de México, expuso los retos que el mundo enfrenta en términos de seguridad alimentaria y cambio climático en el campo. Ante investigadores provenientes de todo el mundo, detalló los objetivos, funcionamiento y componentes de MasAgro, el cual representa la estrategia mexicana para fortalecer la seguridad alimentaria, enfrentar los efectos del cambio climático y renovar al campo de una manera sustentable y productiva. SAGARPA y CIMMYT son colaboradores clave de la iniciativa, la cual “es un proyecto de México para el mundo”, dijo Karen García, Directora Ejecutiva de MasAgro.

“Este programa busca incrementar la producción y rendimientos de maíz y trigo en zonas de temporal, en beneficio de los pequeños productores”, dijo Ruiz-Funes, y subrayó que a la fecha cuenta con 21 plataformas experimentales en funcionamiento, 132 módulos demostrativos y 20,790 hectáreas o áreas de extensión con tecnologías sustentables en las regiones de Valles Altos, Bajío, Trópico Bajo y Pacífico Norte. Del curso de certificación en agricultura de conservación del CIMMYT han egresado 28 técnicos y 180 están inscritos en el ciclo 2011-2012; además, hasta fines de 2011, más de 2,000 técnicos mexicanos del Programa de Apoyo a la Cadena Productiva de los Productores de Maíz y Fríjol (PROMAF) habían recibido capacitación.

Ruiz-Funes Macedo recordó a la audiencia que México será este año el anfitrión del G-20. El Gobierno Federal propondrá durante dicho foro internacional cuatro ejes estratégicos en materia de agricultura: investigación, desarrollo y transferencia de tecnología; inversión público-privada y reorientación de la inversión pública; sustentabilidad y adaptación al cambio climático; y administración de riesgos. Esta será una importante plataforma para México y para MasAgro, ya que, sostuvo el funcionario, la Cumbre del G20 reconoce la necesidad de transferir los resultados de la investigación y tecnología a los productores y asume el compromiso de fortalecer la cooperación internacional.