• Home
  • Los modelos matemáticos podrían aumentar los impactos de la labor del CIMMYT

Los modelos matemáticos podrían aumentar los impactos de la labor del CIMMYT

September 9, 2013

Los modelos matemáticos podrían incrementar los impactos que tiene el CIMMYT en México, dijo un connotado científico en Estados Unidos el mes pasado. Carlos Castillo Chávez, científico de origen mexicano y profesor de la Universidad Estatal de Arizona (UEA), visitó El Batán del 21 al 23 de agosto a fin de conocer al personal de MasAgro y de la Unidad de Biometría y Estadística. El objeto de su visita fue familiarizarse con los programas del CIMMYT y dar algunas ideas al respecto, así como explorar la posibilidad de establecer una colaboración con la UEA.

Castillo Chávez es miembro del Comité de la Medalla Nacional a la Ciencia de Barack Obama, presidente de Estados Unidos, cuya función es seleccionar candidatos a recibir esta distinción entre los mejores científicos estadounidenses. Castillo Chávez se crió en la ciudad de México; en un principio se inclinó por el teatro y la literatura, pero, al final, se decidió por las matemáticas. En 1974 se fue a Estados Unidos, donde, antes de entrar a la universidad, tuvo varias ocupaciones; posteriormente obtuvo un doctorado en matemáticas de la Universidad de Wisconsin-Madison. Visitó el CIMMYT hace aproximadamente 20 años y en la Universidad de Cornell fue asesor de la tesis doctoral de Carlos Hernández, actual jefe de la Unidad de Biometría y Estadística del CIMMYT. La investigación de Castillo Chávez se enfoca en temas en los que las matemáticas, las ciencias naturales y las ciencias sociales interactúan. Por ejemplo, estudia la evolución de las enfermedades (como la tuberculosis y el síndrome respiratorio agudo y grave) y los panoramas sociales, el papel que juegan los sistemas de transporte masivo en propagar la gripe en México y “enfermedades sociales” como el alcoholismo y la drogadicción. Fundó el Centro de Ciencias Matemáticas, Computacionales y de Modelado de la UEA, y ha recibido varios premios a nivel nacional por su labor científica y docente, y por servir de mentor (consejero) a estudiantes pertenecientes a alguna minoría.

Según Castillo Chávez, llevar los resultados de la investigación a la gente a la que podrían beneficiar suele ser un proceso complicado y político. Los científicos tienen la responsabilidad de dar a conocer su trabajo al público en general, pero los formuladores de políticas son los que favorecen temas de investigación que están “de moda”. Esto es algo que hay que cambiar y, de hecho, sería posible hacerlo, si hubiera más programas interdisciplinarios que tuvieran relación directa con la sociedad y le aportaran beneficios. “Muchos de los problemas de interés en México no tienen que ver con lo más novedoso o actual en el ámbito académico internacional”, dice Castillo- Chávez. “No hay razón para que México no tenga su propia agenda de investigación, sin importar si coincide, o no, con la de Estados Unidos.”

Durante su visita dijo también que la investigación que realiza para averiguar cómo se contagian las enfermedades y se difunde la información, podría ser útil en el trabajo del CIMMYT. Los modelos matemáticos se podrían utilizar para estudiar y acrecentar el impacto de la ciencia del CIMMYT en México, si se hace una evaluación de la cultura y se identifican los obstáculos. Si los resultados de nuestro trabajo llegaran a una gran cantidad de gente, esto provocaría “un cambio en la cultura, pues los agricultores y los políticos se mantendrían en comunicación constante para poder poner en práctica las tecnologías generadas por el CIMMYT”, dijo Castillo Chávez. También propuso que la UEA y la Unidad de Biometría y Estadística del CIMMYT podrían colaborar en este tipo de investigación, asesorando y capacitando a jóvenes científicos para que trabajen de cerca con ambas instituciones, y agregó que a él le interesa explorar estas posibilidades.

Durante su visita, Castillo Chávez supo que MasAgro es un proyecto dirigido a beneficiar a la población mexicana. Sin embargo, el desafío es encontrar a líderes apropiados para que establezcan este tipo de proyectos. “Es claro que, si se implementara, la investigación podría generar mejoras impresionantes”, dijo. “Entonces veríamos avances increíbles en la agricultura sustentable a nivel nacional.”