El trigo cobra impulso en África

August 1, 2013

International -- KenyaEl trigo no es un producto que se consume mucho en África, pero la urbanización, el crecimiento de la clase media y el cambio en los hábitos de las personas hacen que su demanda esté aumentando rápidamente. La gente sin recursos de las ciudades y las zonas urbanas de África comen productos a base de trigo, igual que los consumidores más prósperos, y, en consecuencia, la demanda de este cereal aumenta al mismo ritmo que la población crece. Sin embargo, lo que se cosecha en los países productores de trigo en África es suficiente apenas para cubrir al menos 40% de la demanda y tienen que importar grano cuyo valor asciende a más de 15 mil millones de dólares cada año.

Para poner al trigo en la agenda de la seguridad alimentaria y el mercado en África, se propusieron varias iniciativas durante una junta celebrada como parte del Foro de Investigación Agrícola en África (FARA) en Accra, Ghana, del 15 al 20 de julio de 2013, en la que reconocidos expertos en ciencia, desarrollo y políticas se reunieron con representantes del programa de investigación WHEAT del CGIAR a fin de elaborar una estrategia para promover la producción de trigo en África. “La idea es reunir a todos los actores: producción, legislación, demanda y mercados”, señaló Victor Kommerell, gerente de WHEAT. “En un principio, la estrategia se enfocaría en reunir más información sobre producción y potencial de mercados, sobre todo respecto a las oportunidades que tienen los pequeños agricultores de sembrar trigo como cultivo comercial, y luego evaluar el consumo a futuro y la comercialización en la región.”

Las conexiones que hicimos durante el Foro de Investigación Agrícola en África en julio dieron lugar a un importante estudio a finales de 2012, en la conferencia Trigo para la seguridad alimentaria en África, en Addis Abeba. Un poco después de esa conferencia, los ministros de agricultura de la Unión Africana anunciaron la adopción del trigo como un cultivo estratégico para África. Sus jefes de gobierno, a nivel de la Unión Africana, ratificaron esta decisión unos meses más tarde.

“Haciendo un cálculo aproximado, muchos de los países realizan menos del 25% de su potencial de producción de trigo”, opina Bekele Shiferaw, socioeconomista del CIMMYT y autor del estudio sobre trigo. “Existen muchas oportunidades para expandir la superficie dedicada al trigo y para hacer crecer los rendimientos en las hectáreas existentes.”

Según Shiferaw, esto requerirá un cambio fundamental en la idea que los participantes tienen de la cadena de valor en conjunto, que va desde la parcela hasta el mercado y desde las oficinas de gobierno hasta la sala de juntas de los donadores. Es necesario hacer más investigación sobre las probables limitaciones para producir trigo mejorado, y esto incluye los asuntos relacionados con los mercados, la tierra, la mano de obra, y cómo se distribuyen las productos alimentarios.

Los problemas que afectan a la agricultura a diferentes escalas en el contexto de los diferentes países deben ser considerados con mucho cuidado —falta de mecanización, laboreo, acceso a mercados que padecen los agricultores a pequeña escala, hasta los problemas que han obstaculizado la ejecución de proyectos de producción de trigo a gran escala en África en el pasado. El propósito es asegurar la mejor combinación de explotaciones pequeñas, medianas y grandes, y opciones apropiadas a las diferentes condiciones de los países con alta densidad de población versus los países con baja densidad de población y las actuales zonas productoras de trigo.

En el estudio de 2012, mencionado en párrafos anteriores, se dice que gran parte de la actividad para producir trigo en África se concentra en las zonas de temporal, según Kommerell. El trigo con riego tiene gran potencial también —y retos únicos—en África. El reporte del WHEAT sobre el trigo con riego en África se publicará en septiembre de 2013.