Cómo reducir las pérdidas postcosecha

June 22, 2013

zambia3

“Reducir las pérdidas postcosecha es primordial si queremos aumentar la disponibilidad de alimentos, ya que no solo es importante aumentar la producción local de alimentos, sino también proteger lo que se produce, reduciendo al mínimo las pérdidas”, remarcó Zechariah Luhanga, Secretario Permanente de la Administración de Provincias de la Oficina del Presidente de la Provincia Oriental, durante el taller que organizó el proyecto Almacenamiento Eficaz de Grano para Mejorar de Manera Sustentable las Condiciones de Vida de los Agricultores Africanos (EGSP-II), en Chipata, Zambia, el 29 de mayo de 2013. “Nosotros, que somos los principales grupos interesados y participantes en el sector agrícola, podemos mejorar la seguridad alimentaria y los ingresos de los agricultores y artesanos de bajos recursos, promoviendo tecnologías mejoradas de almacenaje, como los silos metálicos y las bolsas herméticas, en Zambia.”

Cinco fueron los objetivos del taller: (1) ofrecer un foro para intercambiar ideas, información y resultados derivados de EGSP-II entre los grupos interesados en Chipata; (2) difundir información sobre las pérdidas postcosecha y diseminación de tecnologías de almacenaje eficaz entre los interesados en las provincias; (3) realizar una consulta entre los grupos interesados de las provincias en torno a las tecnologías eficaces de almacenaje, entorno normativo y comercial, con el propósito de perfeccionar, actualizar e implementar EGSPII; (4) promover el diálogo en asuntos relacionados con el almacenaje e identificar vías para aumentar la adopción de la tecnología postcosecha; y (5) que los grupos interesados en la provincia conocieran la tecnología, a fin de aumentar su adopción entre los agricultores.

Se estima que las pérdidas de maíz después de la cosecha son de entre 20-30%. “La principal limitante radica en que muchos de los agricultores a pequeña escala no tienen acceso a sitios de almacenaje apropiados”, explica Tadele Tefera, entomólogo del CIMMYT y coordinador de EGSP-II. Ivor Mukuka, coordinador nacional de EGSP en Zambia, señaló que desde que se detectaron por primera vez los barrenadores de grano en Zambia, en 1993, ha habido brotes esporádicos que han causado pérdidas cuantiosas de maíz. “Por ejemplo, las evaluaciones rápidas que se hicieron en los distritos de Lundazi y Chama arrojaron pérdidas que iban desde 5 hasta 74%. Otros estudios revelan pérdidas por almacenamiento de entre 45 y 90%, según estimados de los agricultores”, añadió.

Luhanga recordó a los participantes que el manejo de grano después de la cosecha requiere de la participación activa de todos los grupos interesados, incluidos el gobierno, los sistemas de investigación, las organizaciones no gubernamentales y el sector privado, para llevar la tecnología a la puerta del hogar de los agricultores. “Necesitan asegurarse de priorizar sus actividades, para que a través de éstas se atiendan los problemas que enfrentan los pequeños agricultores respecto al manejo postcosecha del maíz; pero también necesitan ampliar sus oportunidades dentro del sector del maíz”, exhortó Mshala a más de 50 interesados presentes en la junta.

Además de reducir las pérdidas de grano, los artesanos tienen una enorme oportunidad para hacer negocio con los silos. “La fabricación y venta de silos puede ser una fuente de empleo y desarrollo de negocios”, dijo Egbet Munganama, ingeniero principal del Departamento de Mecanización del Ministerio de Agricultura y Ganadería, Zambia. Según Jones Govereh, analista de políticas de EGSP, un artesano puede ganar más de 3,000 dólares por año con solo fabricar cinco silos al mes en promedio. “Este es un ingreso atractivo para un microempresario, pero los empresarios bien establecidos pueden ganar mucho más”, explicó.

“Las tecnologías mejoradas de maíz tienen un gran potencial para la seguridad alimentaria, ya que muchas familias campesinas pierden mucho grano como resultado de lo ineficaces que son sus métodos de almacenaje”, concluyó Hugo De Groote, economista principal del CIMMYT, considerando que el maíz es un cultivo alimentario básico en Zambia.

Tadele dio las gracias a la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (SDC) por patrocinar la fase II de EGSP, un proyecto enfocado en reducir las pérdidas postcosecha y mejorar la seguridad alimentaria y los ingresos de los agricultores de bajos recursos en Zambia.