• Home
  • CIMMYT-Harare celebra el día del colaborador

CIMMYT-Harare celebra el día del colaborador

April 29, 2013

DSC_3901El valor de la ciencia que realiza el CIMMYT aumenta gracias al apoyo que recibe de sus colaboradores en materia de desarrollo y difusión de nuevas tecnologías. Para fomentar la colaboración de los grupos interesados, la oficina regional del centro en Harare, Zimbabwe, celebra un evento anual durante el cual representantes de ministerios de agricultura, instituciones académicas, empresas semilleras y donadores, hacen recorridos por el campo y aprecian de primera mano los resultados de las actividades que se llevan a cabo en la estación experimental. 

 

El 05 de abril de 2013, el embajador de Australia Matthew Neuhaus, acompañado de representantes de las instituciones patrocinadoras (Unión Europea, AusAID y la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación) se reunieron con grupos interesados de Zimbabwe, Mozambique, Lesotho, Sudáfrica y la República Democrática del Congo, con motivo del día del colaborador. En total 200 personas visitaron los sitios experimentales del CIMMYT; observaron varios productos del programa de mejoramiento de maíz, como los ensayos de tolerancia a sequía, eficiencia en el aprovechamiento del nitrógeno y una demostración de agricultura de conservación; recibieron también información del uso de la mecanización como parte de las prácticas de esta tecnología y de los silos de metal para prevenir pérdidas postcosecha.

 

Durante su recorrido por el campo, los visitantes pudieron comprobar que el CIMMYT está incorporando leguminosas no solo como un cultivo de cobertura que ayuda a la fijación del nitrógeno, sino también para aumentar la diversidad de productos en la dieta de las familias campesinas. “El CIMMYT tiene gran interés en que los agricultores logren mayors rendimientos por unidad de área, en lugar de que ellos tengan que aumentar la superficie de siembra”, explicó Mulugetta Mekuria, funcionario de enlace del CIMMYT en el sur de África. “Cuando el rendimiento del maíz crece en una porción pequeña de su parcela, la familia podrá utilizar el resto de la tierra (y ahorrar mano de obra) para sembrar otros cultivos valiosos, como hortalizas y tabaco”, prosiguió. “Leguminosas como el frijol mungo no contribuyen solo a la fertilidad del suelo y la nutrición humana sino que también están siendo exportados a la India desde Mozambique y Tanzania. Además, los agricultores han seguido adoptando la práctica del intercultivo maíz-frijol.”

 

La nutrición fue también un tema que los colaboradores discutieron. Los agricultores de varias regiones del continente africano prefieren el maíz blanco, pero nadie pudo resistirse a los granos naranja del maíz fortificado con provitamina A en el campo. Las variedades biofortificadas de maíz ayudan a reducir la desnutrición que es común entre los niños de menos de cinco años, a quienes se les alimenta con papillas de maíz cuando sus mamás dejan de amamantarlos. “Las madres no pueden garantizar que sus hijos tengan una nutrición adecuada con los alimentos que les proporcionan”, dijo John MacRobert, especialista en sistemas de semilla, mientras explicaba los beneficios del maíz naranja fortificado con vitamina A. Durante el recorrido, se animó a los representantes de las compañías semilleras a que identificaran los materiales en proceso de certificación que fueran de su interés.

 

El recorrido suscitó mucho interés por parte de los visitantes y esto dio lugar a que los científicos participaran en interesantes discusiones, contestaran preguntas y explicaran los beneficios de las nuevas tecnologías. Kgotso Madisa, que es agente de extensión del Ministerio de Agricultura de Botswana, destacó el valor del maíz que hace un uso más eficiente del nitrógeno destinado a los agricultores que no tienen recursos para aplicar las dosis recomendadas de fertilizante. “La mayoría de nuestros pequeños agricultores no cuentan con recursos y estas variedades les serían de gran ayuda”, señaló Madisa, refiriéndose a los híbridos que se han generado como parte del proyecto “Maíz mejorado para los suelos de África” (IMAS).

 

Arsénio Mutatisse del Instituto Superior Politécnico de Manica confesó que, hasta antes del evento, estaba escéptico respecto a la agricultura de conservación. Sin embargo, después de escuchar al agrónomo Christian Thierfelder, que explicó cómo implementar las prácticas de la agricultura de conservación con buenos resultados, y, muy importante, después de ver el ensayo, Mutatisse dijo que ahora estaba convencido de los beneficios de la tecnología. “Este evento fue en verdad útil para nosotros porque pudimos ver el comportamiento de las variedades en los ensayos, ya que nosotros colaboramos con el CIMMYT para asegurarnos de que lleguen a las manos de los agricultores”, dijo Helene Dinova Nsolani, líder de un grupo comunitario de productores de semilla de la República Democrática del Congo.

 

Las visitas del día del colaborador fueron organizadas con la ayuda de estudiantes adscritos a la estación. Gracias a las actividades de capacitación de la oficina regional del CIMMYT, los estudiantes tienen los conocimientos necesarios que les permiten explicar a los visitantes en qué consisten las tecnologías que muestran ese día. “Capacitamos a la gente para que, si alguien se va o cambia de actividad, sigamos teniendo quien siga haciendo trabajo de mejoramiento”, explicó Cosmos Magorokosho, mejorador de maíz.

 

Al concluir el recorrido hubo una sesión de retroalimentación, que dirigió Mulugetta Mekuria, y una conferencia técnica sobre la necrosis letal del maíz (MLN), una enfermedad que se detectó recientemente en África oriental. Durante el seminario de Magorokosho y MacRobert, el director principal del Departamento de Investigación Agrícola y Servicios Especializados, Danisile Hikwa, expresó su agradecimiento al CIMMYT por su esfuerzo para desarrollar variedades resistentes a MLN.

 

DSC_3882 DSC_3920