• Home
  • Sin categorizar
  • Agricultura de conservación en Asia central: ¿Un camino de obstáculos hacia la seguridad alimentaria?

Agricultura de conservación en Asia central: ¿Un camino de obstáculos hacia la seguridad alimentaria?

April 30, 2013

ACLos métodos de la agricultura de conservación (AC) ayudan a intensificar la producción agrícola de manera sustentable, a conservar la salud del suelo y minimizar o evitar los efectos negativos de factores externos. Sin embargo, estas prácticas todavía no se aplican en muchos de los países de la región centroasiática. La Oficina Subregional de la FAO en Asia central, en colaboración con el CIMMYT, el ICARDA y sus contrapartes, hicieron un estudio del estatus de la agricultura de conservación en esa región, con el propósito de hacer recomendaciones para elaborar una política que promueva dicha tecnología. En el documento, que se titula Conservation Agriculture in Central Asia: Status, Policy, Institutional Support, and Strategic Framework for its Promotion, los autores mencionan las oportunidades que existen para promover la adopción y aplicación práctica de las técnicas de la AC, así como de las condiciones que habrá que tener en cuenta al diseñar y elaborar políticas de promoción y estrategias institucionales de apoyo para su difusión a gran escala.

 

Entre los problemas para la diseminación y adopción de las prácticas de la AC en la región pueden mencionarse la formulación de políticas gubernamentales de apoyo y entornos institucionales que promuevan la integración de dicha tecnología, un cambio en el modo de pensar de los agricultores, la capacitación para operar la maquinaria y el acceso a los implementos necesarios. Sin embargo, los autores creen que existe un gran potencial para revitalizar la debilitada economía de los países de la región central de Asia, aumentando la productividad y la producción con las prácticas de la agricultura de conservación. Kazajstán, el único país que ha adoptado activamente la agricultura de conservación, es un gran ejemplo de lo anterior. Con apoyo del CIMMYT, la FAO, el ICARDA, el Banco Mundial, el Ministerio de Agricultura de Kazajstán, además de otras entidades y donadores internacionales, Kazajstán dio comienzo a la adopción de las prácticas de la agricultura de conservación en 2000; en 2012 la tecnología ya se utilizaban en 2 millones de hectáreas, una cifra que equivale al 13% de la superficie dedicada a la producción de trigo. De acuerdo con la misión del Centro de Inversiones de la FAO para Kazajstán, como resultado de la adopción de la cero labranza y la agricultura de conservación, la producción nacional de trigo tuvo un aumento de casi 2 millones de toneladas —equivalente a cerca de 0.58 mil millones de dólares adicionales en ingresos en 2010-12 y grano suficiente para cubrir la demanda anual de cereales de casi 5 millones de personas— y la captación de aproximadamente 1.8 millones de toneladas adicionales de CO2 por año. El trabajo que hace el CIMMYT en Kazajstán es una muestra de que puede hallarse una solución para los problemas que enfrenta Asia central. “El principal logro del CIMMYT en Kazajstán ha sido el haber fomentado un cambio de mentalidad entre los agricultores y los científicos”, señala Bayan Alimgazinova, jefe del Departamento de Producción Agrícola de KazAgroInnovation. Auyezkhan K. Darinov, presidente-vocal de la Unión Pública de la República de Kazajstán, añadió: “Kazajstán es hasta ahora el país con más experiencia en agricultura de conservación en Asia central.” Esperamos que tanto las prácticas como la experiencia sean difundidas a otros países de la región que están en busca de lograr y garantizar su seguridad alimentaria.

 

En este enlace se puede acceder al reporte completo de la FAO: Conservation Agriculture in Central Asia: Status, Policy, Institutional Support, and Strategic Framework for its Promotion.

 

Para más información sobre la práctica de la agricultura de conservación en Kazajstán, le invitamos a leer: Técnicas que ahorran agua salvan la producción de trigo de Kazajstán durante la sequía.